En este artículo hablamos de… , ,

Gaspar Noé consigue que nos revolvamos en las butacas, una vez más, con su último trabajo: Climax. El filme, premiado por la Quincena de Realizadores en Cannes y que compite en la Sección Oficial del Festival de Sitges, se estrena hoy en España.

Imaginemos una película rodada en apenas quince días, sin un guión formal sobre la mesa y que, además, es un musical. En eso consiste la última apuesta del director franco-argentino Gaspar Noé (Love, Enter the void), en la que un grupo de bailarines de danza urbana llega al límite de sus miedos y deseos más profundos durante una fiesta cuando una sangría alterada con LSD entra en juego. Los vasos pasan de unas manos a otras mientras que la paranoia crece entre ellos al ritmo de la música hasta desembocar en un momento de clímax colectivo.

La actriz argentina Sofía Boutella protagoniza la película junto con una veintena de bailarines profesionales, responsables de las grandes dosis de improvisación que se dieron durante el rodaje. Siempre provocador, Noé desciende a los infiernos para mostrarnos la cara más depravada del ser humano en una atmósfera lisérgica e hipnótica que ofrece una experiencia, más que narrativa, sensorial.

Con Daft Punk y Aphex Twin sonando a todo volumen, proyectores rojos iluminando la escena y un movimiento de cámara que acompaña la sensación de caos en la pantalla, nos bebemos de un trago esta delirante sangría de 95 minutos que seguro nos dejará imágenes grabadas en la retina por mucho, mucho tiempo.