En este artículo hablamos de…, , , ,

Hace unos días repasábamos los beneficios de estudiar un segundo idioma. Hoy queremos ir más lejos y exponer la importancia del plurilingüismo, especialmente entre los niños y estudiantes más jóvenes.

En el mundo hiperconectado en el que vivimos, ya nadie duda de la enorme ventaja que supone para una persona dominar otros idiomas. Afortunadamente, las nuevas generaciones tienen la suerte de estudiar dos idiomas en el colegio o en el instituto (normalmente el francés y el inglés). De hecho, la importancia del plurilingüismo se aprecia en mayor profundidad entre los más pequeños y es precisamente la idea sobre la que queremos hablar hoy.

¿Qué dice la ciencia?

Hasta los ocho años, los niños tienen una gran facilidad para aprender idiomas ya que son capaces de asimilarlos de manera intuitiva casi sin esfuerzo. A partir de los ocho, se produce un cambio de etapa en el desarrollo psicoevolutivo y esta forma de aprender se pierde. Desde ese momento empieza a parecerse más a la forma que tenemos los adultos de interiorizar nuevos conocimientos, es decir, con esfuerzo y constancia.

Por tanto, empezar con cursos de idiomas como el francés en la infancia temprana, es una opción excelente para el desarrollo neuronal de nuestros hijos. Numerosos estudios demuestran que aprender dos idiomas o más durante la infancia y la adolescencia mejora notablemente las habilidades cognitivas. Esto es porque el cerebro cada vez se vuelve más ágil cambiando de una tarea a otra, adquiere un mayor nivel de concentración en situaciones de mucha actividad y potencia su memoria. En definitiva, un entorno plurilingüe contribuye al desarrollo de la inteligencia.

La mente plurilingüe

– El multilingüismo lleva asociado el desarrollo de áreas del cerebro muy específicas y mejora habilidades cognitivas como la atención y la memoria a corto plazo.

– Las habilidades de escritura y lectura superiores se potencian: el niño aprende antes a leer entre líneas y a entender el metalenguaje y la entonación de los mensajes.

– La mente se vuelve adaptable y permite ver el mundo desde diferentes perspectivas. La asimilación de cambios y la capacidad de adaptación es superior a la media.

– Los plurilingües filtran, recuperan y retienen mejor la información. El desarrollo de las competencias lingüísticas se dispara.

Comunicación, cultura y plurilingüismo

Potenciar el aprendizaje de un idioma desde edades tempranas significa que, con toda probabilidad, la competencia que el niño adquiera de esta lengua en concreto será muy alta y además repercutirá en la asimilación de otras. Es decir, aprender dos o más lenguas durante la infancia es totalmente factible.

La comunicación está en la base del aprendizaje de otras lenguas. Las personas que adquieren esta habilidad desarrollan capacidades comunicativas con mucha facilidad. La adaptabilidad social se desarrolla más rápido y de manera más eficiente lo que, en consecuencia, se traduce positivamente en un aumento de la autoestima, la asertividad y la autoconfianza.

Desde el punto de vista cultural, se da cierta perspicacia entre los estudiantes de varios idiomas, ya que cuentan con una mayor facilidad para interiorizar aspectos culturales ajenos. Desarrollan un mayor interés por cómo se percibe el mundo desde otras partes de la geografía, por cómo fue la historia en determinado lugar o por cómo es la literatura en otros países. Se puede decir que estamos formando a futuros viajeros que, además, no encontrarán obstáculos lingüísticos ni culturales si deciden estudiar o trabajar fuera de sus propias fronteras en el futuro.

Razones para estudiar francés

En Alianza Francesa somos conscientes de la importancia del plurilingüismo en la educación de los niños y niñas. Pensamos que una de las lenguas más importantes hoy en día es el francés y que llegar a dominarla es una herramienta muy útil para el futuro.

Francia y España siempre han tenido una relación cultural, económica y política muy estrecha, lo que propicia intercambios de estudiantes y oportunidades laborales mucho más amplias. El Francés, además, es la lengua oficial de la Unión Europea y de otros organismos internacionales como el FMI o la UNESCO. Pero no sólo se habla en Francia: 68 estados y gobiernos se declaran francófonos por todo el mundo, siendo el francés el idioma oficial en 33 países.

Pero al margen del currículum y de las oportunidades de trabajo, lo que más disfrutamos es acercar a nuestros estudiantes a la lengua de Julio Verne, Victor Hugo o Balzac; descubrirles un mundo gastronómico singular; acercarles al cine de Truffaut, de Rohmer o de Resnair; darles a conocer la historia de Francia a través de la pintura y el arte.
Ponemos al alcance de sus manos un universo cultural que tiene mucho por ofrecer y, al mismo tiempo, los formamos para un mundo en constante cambio proporcionándoles un recurso de gran valor para el futuro: la lengua francesa.